Exposición 1+1.
Archivado el 17/Nov/2011 en Actualidad

Con motivo de la exposición de 1+1 en la galeria de José Lorenzo en Santiago, ANTIA CEDRON  ha escrito este texto que no podemos dejar de compartir con vosotros y agradecerle:

El pasado día 15 de noviembre  una afortunada parte del equipo de Wrong Magazine fue invitada a visitar el taller de los artistas 1+1.  Allí pudimos ver en exclusiva algunas de las obras que, a partir del día 1 de este diciembre, se expondrán en la galería José Lorenzo de Santiago.  El conjunto de las obras conforma un bosque de esculturas, y de este contexto poético  se imbuirá cada vez más el espectador a medida que observe cada pieza por separado. En una atmósfera similar a la de un poema de Whitman , su bosque submarino, la generosidad de los artistas consiste en dejar que juzguemos lo que quieren  expresar, que hagamos nuestras propias cábalas al respecto. Haciendo uso de ese privilegio, me atrevo a decir que  si existe una palabra para definir las obras de “Naturaleza viva”  esa sería fuerza, son obras de un increíble poder visual.  El que vaya buscando  belleza y poesía, las encontrará, pero topará  algo mucho más valioso e inusual, la verdad.  Es sincero el tratamiento  de la madera que con tanto respeto han realizado estos artistas,  enriqueciendo la belleza natural de los troncos de árbol con su propio yo eléctrico encarnado en recias láminas de acero. En algunas de las esculturas se deslizan en torno a la madera, en otras la atraviesan con elegante y  violenta geometría, algunas obras son esbeltas y  casi humanas, los troncos parecen caminar, otros incluso danzan…      La textura de la madera, el modo en que las ondulaciones de la  corteza se retuercen  de forma aleatoria, resulta obviamente hermoso pero es también un demostración de fuerza, de supervivencia. Los troncos expuestos  han sido desgarrados  por  la violencia de las tormentas, y modelados por la aparente calma de un mar que las ha transportado a la deriva - El empeño en la búsqueda de piezas de madera les ha llevado a las playas más inaccesibles,  esas  que son  privilegio del mar y  no del hombre- Cada una era un mensaje incompleto, al que los autores han  querido dotar de un sentido, pero sin interferir demasiado (los troncos no han sido tallados , se ha conservado la forma original que tenían cuando fueron recogidos)   Intentando desentrañar su mensaje, nos han regalado otro, para que nosotros lo completemos.  Sus  esculturas son  presencias con las que dialogar, en cada perspectiva de una obra hallamos una respuesta,  a sabiendas de que, quizás, el tiempo de formulación de la pregunta aún no ha llegado, este es otro de tantos misterios del lenguaje arte. Aquellos que han crecido rodeados de algún tipo de manifestación artística sabrán que la comprensión de la misma no termina nunca, porque su  interpretación muta al tiempo que lo hace nuestra experiencia y vida.  

     La relación entre madera y metal es análoga  a la de los dos artistas que forman 1+1.  No es difícil darse cuenta de la naturaleza tan distinta de ambos y sin embargo el resultado conjunto es armónico y funciona  sin esfuerzo.  Jaime Trigo es un hombre de presencia magnética, alto y ágil, es un artista indiscutible como el verdadero arte lo es, vive una vida que muchos ni sabíamos que existía, y lleva más de cuarenta años en esto del mundo del arte con  un completo currículo.  Canedo es un experto metalista, preciso y matemático,  domina un vocabulario  técnico y comprende perfectamente el lenguaje de Jaime, ambos se complementan y crean un arte conjunto, a pesar de sus diferencias  han encontrado su comunión en el plano abstracto. Y son los autores de una obra que es bella no solo en su resultado sino en su planteamiento, da la impresión que la comunicación entre ambos no viene dada por las palabras, al igual que nos son las palabras el lenguaje adecuado para hablar de sus esculturas,  por ello solo queda recomendar una visita a la exposición que inaugurará  el próximo mes,  el espectador podrá hallar en las obras  expuestas  un arte sincero y  empático, un bosque de  bellas metáforas.  

ANTIA CEDRON.   ( Noviembre 2011)